Vino chileno: cómo influyen los enólogos/as en un producto inigualable

Compartir un vino chileno es un placer reconocido en cualquier lugar del mundo. Los expertos y medios reconocidos dedican espacio en sus publicaciones para hablar sobre las propiedades de los vinos de esta región. Cuáles son las características que hacen que el vino chileno sea tan particular, se lo preguntamos a la enóloga chilena Alejandra Vallejo.


En la sección Good food de la BBC, la primera característica que resulta relevante a la hora de calificar un vino chileno, es la experticia de los/as enólogos/as, “los enólogos chilenos están conociendo cada vez más las capacidades de sus tierras, y a medida que esto ocurre, el vino mejora.”


Alejandra Vallejo, enóloga jefe de la Viña Secreto, comparte esta apreciación, ya que da cuenta que hoy en día los/as enólogos/as, están mucho más involucrados en todo el proceso de creación del vino, desde la viticultura hasta la producción misma de éste. Anteriormente, el trabajo de la tierra y cultivo de las vides estaba en manos únicamente de un viticultor, sin embargo, hoy en día desde la enología se entiende que la clave de un buen vino está en su materia prima. “El 70% de un buen vino, lo hace el terroir, nos cuenta.


Los viñedos, la tierra, el riego, el sol. Cómo se trabajan todas estas variables, influyen finalmente en el sabor, cuerpo y aroma de un buen vino. Y es que no podría ser de otra manera, Alejandra da cuenta que de lo contrario, se estaría fabricando el vino a ciegas.


Es por esto que para sacar un buen vino, “hay que estar bien metido en el proceso. Conocer tus tierras, el tipo de suelo, la cantidad de riego para tus parras, la fertilización, los tiempos de maduración, cantidad de follaje o racimos que deseas”.


Este último punto es especialmente importante. Alejandra da cuenta que es el follaje, el conjunto de hojas de las vides, lo que ayudará a que no llegue directamente el sol a los racimos, provocando que se deshidraten y quemen. Por otro lado, también es importante mantener controlado dicho follaje, para que haya ventilación. “La única manera de saber ésto, es visitando periódicamente los cuarteles”, dice.


Durante 17 años Alejandra ha profundizado en la fabricación del vino chileno involucrándose directamente con las materias primas para su excelente fabricación. Es finalmente este interés por la tierra, lo que concluye en vinos reconocidos en todo el mundo.