Propiedades del vino tinto

El vino tinto es un alimento alto en antioxidantes, especialmente de aquellos denominados flavonoides. También posee resveratrol, otro tipo de antioxidante de gran importancia para la salud de nuestro organismo. Qué propiedades tienen ambos ingredientes claves, te lo contamos a continuación.



Los antioxidantes son vitaminas, minerales y otros compuestos varios, posible de encontrarlos en distintos alimentos tales como: zanahorias, tomates, legumbres, té, cacao, vino tinto y otros. Es cierto que en nuestro organismo ya existen antioxidantes, sin embargo, las condiciones ambientales como la contaminación, el cigarro, la mala alimentación y la excesiva exposición al sol, producen una oxidación mayor que la que se produciría naturalmente en condiciones favorables.


En este sentido, se recomienda incorporar a la dieta dichos alimentos para obtener antioxidantes que ayuden a paliar este proceso, el cual vivimos día a día.


Expertos indican que los antioxidantes colaboran a la prevención y alivio de enfermedades cardiovasculares; previenen el cáncer siendo el betacaroteno el principal agente protector, el cual se encuentra en alimentos color naranjo como la zanahoria, el zapallo, damascos y mangos. También previenen el envejecimiento prematuro, ya que a través de distintos mecanismos, revierten o retardan los procesos de envejecimiento celular tanto en nuestra piel como en nuestros órganos internos.


El consumo moderado de vino tinto, se suma a los beneficios descritos, especialmente a los que corresponden a los flavonoides. Éstos son potentes antioxidantes encargados de potenciar la memoria, la actividad de la vitamina C, evitar la formación de coágulos sanguíneos y potenciar el sistema inmunológico.


Por otra parte, se ha descubierto que el resveratrol, otro antioxidante correspondiente a la familia de los polifenoles, tiene una fuerte incidencia en prevenir el daño a los vasos sanguíneos, a reducir el colesterol “malo” y también, prevenir los coágulos en la sangre.


El resveratrol del vino tinto proviene del hollejo de las uvas y a mayor tiempo de fermentación de dichos hollejos, mayor es la producción de este antioxidante. Por eso podemos decir que los efectos positivos en el organismo dado por los antioxidantes, los encontramos en el vino tinto y no en gran cantidad en el vino blanco, el cual utiliza menor tiempo de fermentación.


Estos beneficios se dan al tomar vino con moderación, esto es en adultos sanos: hasta una copa al día para mujeres de todas las edades y hombres mayores de 65 años; y hasta dos copas al día para hombres menores de 65 años. El límite para los hombres es más alto porque ellos generalmente, pesan más que las mujeres y tienen más de una enzima que metaboliza el alcohol. En este sentido, más que el género, lo importante es la edad y el peso. Beber alcohol en exceso produce riesgos a la salud que invertirían los beneficios que el vino tinto tiene.



El vino tinto es una experiencia completa, disfrútalo en tus tardes o noches, acompaña tus cenas o tablas siempre teniendo en cuenta, que lo que estás bebiendo es mucho más complejo y positivo, que un simple bebestible.


FUENTES:

“En vino tinto y el resveratrol : ¿son buenos para el corazón?” Clínica Mayo

“Antioxidantes” Clínica Las Condes