El vino, más que una bebida un alimento

Nutrientes, carbohidratos, proteínas, enzimas, sales minerales, ésteres, aldehídos, compuestos fenólicos (taninos, resveratrol, antióxidos) y vitaminas. El vino es todo un mundo que contiene estos múltiples componentes que lo hacen un alimento que aporta micro y macro nutrientes, susceptibles a responder ciertas necesidades de nuestro organismo; sean éstas nutricionales, sociales y/o psicológicas.


Cuáles son los componentes principales del vino, te lo contamos a continuación.



Existen más de 1000 componentes que pueden llegar a existir dentro de una botella de vino, unos complejos y otros más simples. Dichos componentes afectan su aroma, color, intensidad y textura, y más de la mitad de éstos, son producidos por las levaduras durante la etapa de fermentación.


El mosto de uva, primer producto que nace de uno de los procesos de elaboración del vino, es persé un alimento rico en antioxidantes (gracias a los flavonoides presentes en la uva). Contiene vitamina E, potasio y fósforo. A medida que el mosto comienza a fermentar, la composición inicial de las uvas evoluciona y cambia.


El componente principal de todo vino es el agua que se encuentra dentro de la uva, la cual pertenece a un 75% a 90% del total. Éste porcentaje va variando según el grado de alcohol, que nace del proceso de fermentación y que corresponde de un 10% a un 15%.


La , consistencia y cuerpo del vino, se da gracias a la glicerina que posee, mientras que el aroma y bouquet se dan a partir de las sustancias volátiles y aromáticas. Los compuestos fenólicos son los responsables de proporcionar el color, el cuerpo, la suavidad, y el sabor astringente y amargo. A esto se suman las sales y componentes minerales, además de los ácidos. Hay una acidez fija que proviene de la uva y una acidez volátil, aquella que nace desde la fermentación.


Por último, las vitaminas. El vino se caracteriza por ser rico en vitaminas, sin embargo, hay que tener en cuenta que muchas de ellas, como la vitamina C, disminuyen en el proceso de fermentación.


Sin embargo, las vitaminas que incrementan en el proceso de fermentación -gracias al aumento de la concentración de oxígeno que se da como consecuencia del desarrollo de levaduras-, son las pertenecientes al grupo B como: B2 o Rivoflavina, la cual ayuda al organismo a convertir los alimentos en energía; y la B5 o Ácido pantoténico, encargada de regular el colesterol en el cuerpo y las hormonas esteroideas.


La calidad del vino se va midiendo a partir de la relación armoniosa entre todas estas sustancias que responden a distintas necesidades del organismo. Este brebaje complejo posee múltiples propiedades, como la prevención de las enfermedades cardiacas, la reducción del colesterol malo (LDL) y los triglicéridos, activación del metabolismo, entre otras.


De esta manera, cada vez que disfrutes de una copa de vino, ya sabes que estás frente a un alimento complejo que aporta no sólo placeres personales y sociales, sino que también vitaminas, proteínas y antioxidantes, entre otras múltiples sustancias, que aportan a tu organismo micro y macro nutrientes funcionales a las necesidades de tu cuerpo.



FUENTES


“Mosto: propiedades, beneficios y valor nutricional”. La Vanguardia

“El vino y su composición”. Curso cata del vino

“Las vitaminas del vino y otras curiosidades”. Catatu

“5 propiedades del vino”. Vinetur

“¿Por qué el vino se considera un alimento?” Vinetur