Vinos para tardes cálidas

Muchas veces cuando se habla de vino se asimila a tiempos y situaciones más otoñales e incluso invernales: reuniones con amigos y familia alrededor de una fogata, noches mirando la chimenea. Pero a pesar de que estos momentos pueden ser realmente perfectos con una copa en la mano, durante esta temporada de calor donde todavía es necesario el sombrero y los vestidos para salir a caminar, un vino de verano a la temperatura correcta, puede también ser el toque que se necesita para acompañar una de estas cálidas tardes de verano.


A continuación te presentamos tres vinos blancos para que acompañes las últimas tardes cálidas de la temporada, con sus respectivas temperaturas de servicio y con distintos tipos de maridajes para potenciar los sabores y aromas de la botella que vayas a descorchar.




Chardonnay


Uvas claras de tonalidad verde dorado, de gran capacidad de adaptarse a distintos suelos. Favorito a nivel mundial cuando se habla de vinos blancos.


En Chile es posible encontrar estas uvas en Casablanca, San Antonio, Aconcagua y también en Limarí, donde los vinos toman la brisa marina que llega a todo el territorio costero y una atractiva mineralidad gracias a los suelos calcáreos.


El chardonnay se caracteriza por su sabor intenso, acidez vibrante y estructura media. Será el terruño, el cultivo y la elaboración, lo que entregarán la particularidad de cada botella, otorgándole sabores y aromas frutales, florales o incluso tostados si es pasado por una guarda de buena madera.


Sírvelo a una temperatura de 10°C y acompaña pescados de cuerpo completo como un salmón grillado con mantequilla y salvia, ensaladas equilibradas con sabores fuertes como trozos de jamón serrano con cubos de mango fresco y dulce. También resulta perfecto para balancear pastas con crema, como unos sabrosos vermicellis con salsa carbonara.


Rosé


Su color cautivador es el tinte perfecto para acompañar las tonalidades del atardecer. Es la piel de las uvas lo que le va otorgando color a este bello vino. El jugo de uva recién prensado es color transparente, sin embargo, al ser macerado junto con la cáscara, los pigmentos de ésta se van liberando. A mayor tiempo en contacto con la piel, más oscuro será el rosé, pasando por tonalidades damasco, piel de cebolla, cereza, frambuesa. Ese método de maceración, es distinto al saignèe o sangrado, donde las uvas cosechadas para producir vino tinto, se prensan para obtener su jugo y una parte, se destina a otro contenedor para que termine su fermentación y finalice como un rosé. Gracias a este método, aparecen vinos de un rosa más intenso, de sabor más predominante y mayor estructura en boca.


Se piensa que los primeros vinos tintos eran en realidad rosados, con una data de 2.600 años atrás donde los griegos plantaron por primera vez las uvas en la zona de la Provenza, sector vitivinícola por excelencia en Francia y lugar de mayor producción de rosé en dicho país.


Frescos y livianos, los vinos rosé los puedes maridar prácticamente con todo. Servir a una temperatura de 6°C y acompañado de platos fríos como sushi o preparaciones picantes como la comida tailandés. Si quieres disfrutar un maridaje más tradicional, puedes preparar una tabla con quesos, fiambres y frutas de la temporada.


Sauvignon Blanc


Aromático y cítrico. En una copa de sauvignon blanc es posible encontrar notas de manzana verde, pera crujiente, piña vibrante. Estas uvas se caracterizan por tener cierta resistencia a los hielos de invierno y bastante tolerancia a las frías mañanas y tardes de primavera. Es por esto que agradecen el contacto con las brisas del océano pacífico, las cuales llegan a los valles de Casa Blanca, Leyda, San Antonio, Limarí.


Aquellos viñedos con climas más cálidos, afloran en esta cepa notas más tropicales y veraniegas, como el maracuyá y el durazno.


Estos vinos de cuerpo liviano y refrescante son perfectos para acompañar todo maridaje de mar. Las recetas costeras son potenciadas con el sabor vibrante y balanceado de una buena copa de sauvignon blanc. Puedes servirlos a una temperatura de 8°C y disfrutar de un aperitivo con machas a la parmesana u ostiones frescos, acompañar un ceviche de acidez equilibrada de salmón o merluza y/o un plato de choritos al vino blanco con papas y romero.


 

Siempre es un buen momento para tomar una buena copa de vino. Para conocer la temperatura ideal de servicio según cada cepa, te invitamos a visitar nuestra página de Instagram y ver nuestra publicación sobre las temperaturas recomendadas para aprovechar de mejor manera, el aroma y sabor de la botella que estás descorchando.

 

FUENTES

“Chardonnay”

“Guía para entender el Rosé”

“Sauvignon blanc”