Etiqueta de vino: ¿Qué es lo esencial y cómo interpretarla?


¿Estás adentrándote en el mundo del vino, pero aún no sabes cómo seleccionarlo?, entonces es importante que aprendas a interpretar una etiqueta de vino. En ella encontrarás información acerca de su origen, grado de alcohol, regulaciones, año de cosecha, entre otros aspectos, que te ayudarán a identificar el más cercano a tus gustos y el mejor para cada ocasión.

Recuerda que, cuando se trata del vino, beber no es lo mismo que degustar, y mucho se pierde al no manejar elementos básicos en torno a su producción. Por eso, a continuación descubrirás cómo leer cada etiqueta de vino, para que disfrutes de la mejor botella en cualquier momento.

¿Qué debemos saber antes de apreciar un vino?

Variedad de cepas

Debido a las características de la uva y la forma de sus hojas, las cepas son el primer elemento diferenciador de un vino. En específico, cada una se distingue por tres elementos esenciales: su intensidad de color, aroma distintivo y sabor especial. Una sola cepa puede producir vino tinto o vino blanco, aunque de esto depende la forma de preparación. Entre las más conocidas están Cabernet Sauvignon, Merlot, Chardonnay, entre otras.

Año y calidad

Las condiciones climáticas de cada período son determinantes en el proceso vinícola. La naturaleza es capaz de crear un ambiente dañino o favorable para la bebida, y darle personalidad. Es por eso que los amantes del vino de antaño aún priorizan esta cualidad al elegir una botella.

Procedencia

Si bie, existen pautas que esclarecen el entendimiento del vino y su calidad, la procedencia incorpora otras sutilezas. Es decir, no será lo mismo un Cabernet Suavignon en diferentes regiones del mundo. No solo por el procedimiento de la marca, sino por las notas agregadas por el suelo, clima y altitud de la zona.

¿Qué puedes aprender de la etiqueta frontal?

Teniendo en cuenta los términos anteriores, es más fácil saber qué buscar en la etiqueta de vino. En la etiqueta frontal encontrarás lo siguiente:

Nombre o marca

Al ser el aspecto más notorio, el nombre del vino te ayudará a relacionar su trayectoria y a diferenciar tal marca con otras disponibles. Por ello, es la pieza que te hará decidir o te ayudará a seguir en tu búsqueda y posterior análisis.

Cepa y año

Como ya vimos, la cepa y el año son de vital importancia si conoces las características de sabor, aroma, color y maridaje de cada una. En el mundo del vino se estima que un clima variado como el de Chile es ideal para el resultado final, al tener una mezcla de climas que van desde veranos cálidos y secos hasta inviernos muy fríos y lluviosos, además de tener ausencia de enfermedades.

Denominación de origen (D.O)

En la actualidad, conseguir un vino de diversas localidades es cada vez más fácil. Por ello, con este dato podrás manejar, de manera precisa, el entorno natural y físico de producción. En este caso, los productores saben de las cualidades específicas de la zona y el valor agregado que estas les entregan al vino.

¿Qué te dice la contraetiqueta?

Historia

Algunos la pasan por alto, sin embargo, este pequeño texto es capaz de transportarte hacia la identidad misma del vino, dándote la oportunidad de reconocerte en él. Acá el vino recobra su memoria y cuenta su interesante camino.

Graduación

Expresado en grados Gay Lussac, este punto especifica el porcentaje de alcohol con base en el volumen del vino. Esto se determina por la cantidad de azúcar en las uvas. Es decir, cada 17,5 gramos de azúcar tiene grado de alcohol. De manera frecuente, en los vinos oscilan entre los 10-13 grados (para blancos) y 13-15 grados (para tintos).

Maridaje

Esta zona te lleva un paso hacia el futuro, ya que te permite imaginar cómo será la experiencia de sabor al momento de la degustación. Como opción para ir aplicando tus conocimientos, el maridaje está compuesto por una serie de recomendaciones en cuanto a los alimentos perfectos para acompañar el vino.

A veces se olvida que para realmente aprender sobre algo, es importante ponerlo en práctica, y en el caso de la degustación de un vino, tal planteamiento es más que acertado. Pero como ahora ya sabes qué mirar y cómo interpretar una etiqueta de vino, un mundo de intensas y nuevas sensaciones te esperan.