El vino no solo se bebe, ¡también se cocina!

¡El vino no solo se bebe! En la cocina también es un ingrediente versátil que aporta nuevos matices a los alimentos. A continuación, verás algunos consejos para incorporarlo a tus platos y 3 recetas para lucirte en la mesa.


¿Por qué incluir vino en tus platos?

Salsas, guisos, caramelizaciones, marinados y hasta postres. El vino, un ingrediente en recetas, aromatiza y une tus preparaciones culinarias de manera única, pero variada, aportando aromas y sabores que enaltecen y seducen a cualquier comensal. Dado que el vino evapora a 70 grados y suele cocinarse por períodos de medios a largos, la comida resultante no posee alcohol, de modo que puede consumirla toda la familia.

¿Qué vino elegir en cada comida?

Nunca cocines con un vino que no beberías; es importante que elijas un buen vino y que lo hagas de acuerdo a la preparación. Los vinos con crianza desprenden aromas tostados y vainilla; los vinos jóvenes tienen un carácter frutal; y los vinos blancos son los menos dulces, los cuales por su juventud aportarán acidez y notas tropicales.

Generalmente, en guisos con carne y carnes rojas se usan vinos tintos secos, vinos blancos secos en pescados y salsas de crema, y vinos dulces en carnes a la parrilla.

Vino: un ingrediente en recetas que no debes dejar de probar

1. Mafaldine al vino tinto

Ingredientes para 2 porciones:

  • 250 gr. de mafaldine (u otra pasta larga y ancha).

  • 1 cebolla grande.

  • 1 diente de ajo.

  • Laurel.

  • 1 rama de romero fresco.

  • Orégano a gusto.

  • Pimentón dulce a gusto.

  • 200 ml. de caldo.

  • 250 ml. de vino tinto.

  • 250 ml. de agua.

  • 30 ml. de aceite de oliva.

  • Pimienta negra molida.

  • Sal a gusto.

  • Queso parmesano rallado.

Instrucciones:

  • Sazonar en aceite de oliva la cebolla y el diente de ajo picados con una pizca de sal y el laurel. Cuando se transparenten, sumar el orégano, el romero, el pimentón, el caldo, el agua y el vino tinto. Mezclar.

  • Incorporar la pasta y pimienta negra. Llevar a ebullición y cocinar a fuego medio de 8 a 10 minutos, removiendo cada tanto hasta que la pasta esté al dente y la salsa reducida.

  • Quitar el laurel y la rama de romero. Servir con queso parmesano rallado y orégano.

2. Costillas de res al vino tinto

Ingredientes para 4 porciones:

  • 2 kg. de costilla corta cargada de res troceada.

  • 3 zanahorias en trozos.

  • 2 papas en trozos.

  • 1 cabeza de ajo.

  • 3 hojas de laurel.

  • 1 litro de vino tinto.

  • 2 litros de agua.

  • 1 cebolla en trozos.

  • 1 taza de harina.

  • 4 cucharadas de aceite.

Instrucciones:

  • Enharinar y agregar sal y pimienta a las costillas.

  • Calentar una olla a fuego alto. Dorar las piezas de carne en el aceite y agregar las verduras.

  • Dejar unos minutos antes de sumar el laurel, el agua y el vino.

  • Cocinar a fuego alto hasta que hierva retirando la espuma que pueda salir. Bajar el fuego al mínimo.

  • Cocer durante tres horas o hasta que la carne quede tierna.

3. Peras al vino tinto

Ingredientes para 4 porciones:

  • 4 peras peladas

  • 1 litro de vino tinto

  • 1 taza de jugo de naranja

  • 4 semillas de cardamomo

  • Media taza de miel

  • 1 estrella de anís

  • 1 rama de canela

Instrucciones:

  • Colocar los ingredientes en una olla.

  • Calentar a fuego alto hasta que comience a hervir y cocer durante cinco minutos.

  • Retirar del fuego y servir tibias o frías.

El vino no solo se bebe y las posibilidades que brinda en la cocina son numerosas. Anímate a probar recetas con vino tinto y a explorar un nuevo universo de sabores.